Chat with us, powered by LiveChat

Estudios recientes indican que el 78% de los emprendedores de la micro y pequeña empresa (mype) consideran que su negocio crecerá durante los próximos cinco años, mientras que el 56% señala que contraría más colaboradores.

Por eso, Passat te comparte cinco consejos para aprovechar el contexto económico y la confianza empresaria para hacer crecer tu empresa:

1. Invierte en el capital humano: Para que un negocio funcione adecuadamente debe tener colaboradores contentos con su empleo. Muchos empresarios creen que invertir en el capital humano es algo secundario, ¡ese es el peor error que pueden cometer!

Desarrollar un clima de trabajo cordial, brindar acceso a la capacitación especializada a los colaboradores y reconocer su trabajo harán que sean el motor del crecimiento de tu empresa. 

2. Usa la tecnología: Para que tu negocio sea más competitivo en tu rubro, debes aprovechar las herramientas tecnológicas que ofrece el mercado.

A través de distintas aplicaciones y sistemas informáticos puedes mejorar tus procesos, reducir tiempos de producción y comunicación, llevar un mejor control financiero y sistematizar la relación con tus clientes.

3. Lleva un buen control financiero: El crecimiento requiere inversiones. Debes revisar tu modelo de negocio para hacer que impulse tu expansión sin descuidar tus obligaciones financieras.

Recurrir a un crédito puede ser la clave de tu crecimiento. Además, un contador ordenado y responsable será tu mejor aliado para que tus cuentas estén en orden crezcas sin preocupaciones.

4. Innova: A medida que tu negocio siga creciendo, te darás cuenta que debes hacer cambios para adaptarte mejor al mercado y diferenciarte de la competencia.

Puede que el servicio o producto que ofrezcas en tu negocio ya exista en el mercado, pero está en ti en darle un valor agregado que destaque de los demás, te brinde un posicionamiento en la mente de tus clientes y te genere ganancias. Innovación es creatividad que genera utilidad.

5. Diversifica tus inversiones: Con las ganancias de tu negocio puedes tomar distintas decisiones. Una buena práctica empresarial es la de diversificar las inversiones.

Tu empresa crecerá tanto como tú quieras, así que, ¡manos a la obra!