Chat with us, powered by LiveChat

El éxito de una empresa depende en gran medida del compromiso y satisfacción de sus empleados; las personas alegres y motivadas transmiten este estado a las personas a su alrededor permitiendo obtener más potencial de parte de ellas pero con los problemas actuales y el estrés imperante es más complicado.

Por esto es necesario aplicar alguna de las siguientes técnicas motivadoras son:

Brindar oportunidad de desarrollo: Puedes delegarles mayor autoridad, otorgarles mayores responsabilidades, mayor poder de decisión, mayores facultades, mayor autonomía, nuevos retos, nuevas funciones, nuevas oportunidades para que expresen su creatividad, etc.

Reconocer sus logros: Puedes recompensar económicamente sus buenos desempeños, elogiarlos por el trabajo realizado, o darles reconocimiento ante sus compañeros, por ejemplo, a través de una ceremonia en donde se premie a los empleados que mejor desempeño hayan tenido en un periodo de tiempo.

Hacer que se sientan comprometidos con la empresa: Crea grupos o equipos de trabajo (que además les darán identidad y un sentido de pertenencia), organizar actividades, eventos o reuniones sociales.

Debes asegurarte de que los empleados aceptarán las metas y se comprometerán con ellas. Las metas específicas incrementan el desempeño, y las metas difíciles, cuando son aceptadas, dan como resultado un mayor desempeño, que con las metas fáciles.