Chat with us, powered by LiveChat

La respuesta radica en que los empleados felices y comprometidos son hasta tres veces más productivos que aquellas empresas que tienen empleados insatisfechos, de acuerdo con Forbes.

Un estudio realizado, reveló que el 87% de los trabajadores en todo el mundo están insatisfechos y son infelices con su trabajo, y en la mayoría de los casos, en lugar de representar una vía para desarrollarse y crecer es visto como una fuente de frustración.

La felicidad en el trabajo es un tema algo difícil de lograr, sobre todo si se toma en cuenta que dentro de las organizaciones conviven varias generaciones para los cuáles la felicidad no representa lo mismo.

Sin embargo, hay grandes rubros que pueden ser abordados desde una misma perspectiva para conseguir empleados felices:

  • Conciliar entre la vida personal y laboral: Es importante que tus colaboradores puedan conciliar entre ambos aspectos de su vida, pues ambos son necesarios para ser felices. Algunas recomendaciones son horarios flexibles, jornadas de home office, permitir que el trabajador se pueda desconectar del trabajo en sus días de descanso.

 

  • Crear un buen ambiente: Los empleados que están expuestos a un mal clima laboral tienden a faltar más y disminuir su productividad y la calidad.

 

  • Posibilidades de crecimiento y desarrollo: Aunque las nuevas generaciones han sido juzgadas por que sus expectativas no son hacer carrera dentro de una organización, brindar la posibilidad de crecimiento dentro de la empresa les puede resultar atractivo.

 

  • Motivaciones alineadas con sus necesidades: Lo que motivó a la gente de ayer no motiva a los trabajadores de hoy. Los millennials particularmente no se sienten tan motivados con un bono o una mayor remuneración económica. Entre otras cosas les gusta ser reconocidos y saber que su trabajo tiene un fin y propósito.