Chat with us, powered by LiveChat

78% mencionó como razón principal el crecimiento profesional. 72% coincidió en la búsqueda de un mejor salario y 49% en mejores prestaciones laborales.

Una encuesta realizada encontró que más allá de la compensación económica, las personas están buscando empleos retadores, por un lado, y un balance entre vida personal y profesional, por el otro.

Su encuesta revela 3 razones principales para dejar un empleo:

  • Crecimiento profesional
  • Balance entre vida laboral y personal
  • Dinero

También menciona 5 factores que impulsan su decisión de decirle adiós a una empresa:

  1. Mi jefe no confía en mí
  2. Tengo que trabajar fuera de mi horario
  3. Colegas difíciles
  4. Mi jefe me culpa de todas las fallas
  5. Mi trabajo no es flexible

El estudio también encontró que mientras para los más jóvenes el tema del salario es más importante, en generaciones de más edad, otros factores como la flexibilidad de horario o el desarrollo, se vuelven prioridad.

Salario Emocional: más valioso que el dinero

Aunque el panorama de empleo en México es complicado -6 de cada 10 personas trabajan en la informalidad- y las vacantes generadas no cubren las necesidades de la población, las empresas siguen contratando y buscando estrategias para reducir la rotación de personal.

Una buena noticia para todo tipo de empresas, es que las compensaciones que realmente hacen que los empleados se ‘pongan la camiseta’ están menos relacionados con el dinero, y mucho más ligadas a las necesidades de los trabajadores como individuos.

Esto es lo que se, define como ‘Salario Emocional’, conjunto de beneficios que no se traducen en dinero, pero que sí ‘abonan’ a la cuenta emocional de un empleado.

Detalles como salir temprano los viernes, tener un horario flexible o participar en eventos lúdicos, pueden hacer que el empleado se sienta realmente satisfecho, sea más productivo y permanezca en una empresa por mucho más tiempo.

Aunque los beneficios de este tipo de compensaciones no pueden medirse cuantitativamente, sí puede apreciarse una mejora en los índices de retención de talento.

Además hay mucho por innovar, la clave, es conocer muy bien al personal y ser sensibles a sus necesidades de vida, con el objetivo de ofrecerles beneficios reales.