Chat with us, powered by LiveChat

La definición de salario emocional es la siguiente: es la parte no monetaria de la retribución de un trabajador, la cual se utiliza como incentivo, y sirve para cubrir algunas de sus necesidades personales, profesionales y familiares.

El propósito de un salario emocional en las organizaciones es obtener la satisfacción del empleado y así, conseguir un mejor rendimiento.

Para que entiendas mejor en qué consiste el salario emocional, te mostraremos unos ejemplos y cómo puede ayudarte.

  1. Home Office
    El home office consiste en la posibilidad de trabajar desde casa. Las empresas que lo implementan permiten al empleado trabajar algunos días en casa y otro en la oficina.
  2. Horario flexible
    El caso más frecuente de horarios flexibles consiste en dejar un intervalo de tiempo para la hora de entrada. La salida se efectúa tras haber trabajado las horas correspondientes. Hay varias empresas que han puesto esto en práctica, como Acciona y Banco Santander.
  3. Reconocimiento
    Esto es algo que se debería practicar en todas las empresas. Un trabajador siempre se va a sentir mucho más satisfecho si se le felicita con palabras (y no solo con dinero) por lo que ha hecho bien.

El salario emocional está muy relacionado con la conciliación familiar y laboral de los trabajadores. Los empleados siempre agradecen que las empresas faciliten su vida personal y eso les motiva para trabajar con más ganas.